“ERROR FUNDAMENTAL DE ATRIBUCION”

El error fundamental de atribución (conocido también como sesgo de correspondencia o efecto de sobre-atribución) es la teoría que describe cognitivamente la tendencia o disposición a sobredimensionar disposiciones o motivos personales internos cuando se trata de de explicar (por ejemplo: atribuir o interpretar) un comportamiento observado en otras personas, dando poco peso por el contrario a motivos externos, tales como el rol social (incluyendo el rol de género) o la situación, para este mismo comportamiento. En otras palabras, la gente tiende a explicarse los comportamientos fundamentados más en el “tipo”, “carácter” o personalidad del individuo, dando poco peso a los factores sociales y ambientales que lo rodearon e influyeron.

Esta presunción conduce, por defecto, a que se hagan explicaciones erróneas del comportamiento de otros. En lo relacionado a tentativas de justificar nuestro propio comportamiento generalmente no se observa el error fundamenta, se tiende a preferir interpretar acciones en términos de variables situacionales asequibles al propio conocimiento.

La discrepancia descrita se denomina sesgo actor- observador.

El término de error fundamental de atribución fue acuñado por Lee Ross (Ross, 1977)[1] algunos años después del ahora clásico experimento realizado por Edward E. Jones y Víctor Harris (1967)[2]. Ross argumentó en un periódico popular que el error fundamental de atribución forma parte del pilar conceptual más sólido del campo de la Psicología Social.

Jones escribió que encontró el término de Ross “demasiado provocativo y algo desorientador” y bromeó: “Es más, estoy enfadado porque no pensé en él primero”. Recientemente algunos psicólogos como Daniel Gilbert empezaron a usar el término de “sesgo de correspondencia” para el error fundamental de atribución (Gilbert & Malone[3], 1995; Gilbert, 1998[4]).

El autor Malcolm Gladwell proporciona una definición del error fundamental de atribución un poco más ligera: lo define como una extra-polarización de una característica medida a una no relacionada. Como ejemplo, el autor cita “un típico estudio demostró que cuan intactas y perfectas estén las tareas o cuan puntual sea un individuo no indica casi nada de su frecuencia de asistencia a clase o el orden de su cuarto o de apariencia personal” (Gladwell, 2000, p.72) [5]. Basándonos en este concepto comparativo de un comportamiento con otro y no en una motivación con otra, Gladwell evita el enmarañamiento con preguntas complejas de la esencia del ser humano.

FUENTE:http://es.wikipedia.org/wiki/Error_Fundamental_de_la_Atribuci%C3%B3n

de adan10

“INFERENCIAS DE RASGOS”

El concepto de inferencias de rasgos  está muy relacionado con la idea de Heider de que la conducta absorbe al campo. Sostiene que cuando observamos una conducta hacemos inferencias de rasgos o características. En la cognición social, los procesos automáticos son no intencionados, involuntarios, sin ningún esfuerzo y tiene lugar fuera de la conciencia. Ocurren sin ningún esfuerzo por controlarlos. Por ejemplo cunado los sujetos leen “el periodista piso el pie de su novia durante el foxtrot infieren que el hombre es torpe y cuando leen el niño le dice a su mama que no le gustan los chocolates infieren que el pequeño es honesto como sabemos qué hacemos tales  inferencias de rasgos automáticamente.

de adan10

“ATRIBUCIÓN DE CASUALIDAD”

La teoría de la atribución de casualidad de Heider tiene tres dimensiones las cuales la manifiestan, el consenso es una de ellas la cual es la reacción de una persona a un estímulo de acuerdo a las demás, la consistencia que es la reacción que tiene una persona hacia un estímulo en diferentes formas o diferentes acontecimientos de la vida y como esta reacción atravesé del tiempo resulta  la misma es decir se crea un auto-reacción. Después tenemos a la diferenciación que la medida en la cual el ser humano se comporte del mismo mono en reacción a diferentes hechos o situaciones de la vida.

“La Teoría de la atribución es una teoría de la psicología social desarrollada fundamentalmente por el psicólogo austríaco Fritz Heider en su obra de 1958 The Psychology of Interpersonal Relations.

La teoría de la atribución de Heider trata de analizar cómo explicamos tanto el comportamiento de las personas, y los acontecimientos de la vida, lo que en psicología social recibe el nombre de proceso atributivo. Para Heider, tendemos a atribuir la conducta de los demás a una de entre dos causas posibles: una causa interna (rasgos de personalidad, inteligencia, motivación, etc) o una causa externa (suerte, situación, acciones de terceras personas).”

“fuentes:http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_la_atribuci%C3%B3n”

de adan10
Vídeo

¿PELOTA BAJA…?

 La técnica de la pelota baja consiste en convencer a la gente para que se decida por una determinada conducta. Una vez tomada la decisión se empeoran las condiciones iniciales. Lo más probable es que, con objeto de mantener la coherencia, la gente siga adelante con su decisión aunque empeoren dichas condiciones.

http://www.youtube.com/watch?v=qzNNY1IivME

de adan10

¿COMO ACTUAR……?

Gran parte del éxito adaptativo del hombre se debe a la capacidad de cooperar y compartir con otros diferentes experiencias, el ser humano puede mantener vínculos sociales largos de grandes periodos de tiempo con individuos alejados, esto es posible gracias a vestigios culturales que nos generan el fenómeno de la reprsentacion, es decir hay objetos que nos hacen recordar y revivir experiencias pasadas. Según diferentes  fuentes la definición de actitud es:

“La actitud es la forma de actuar de una persona, el comportamiento que emplea un individuo para hacer las cosas. En este sentido, se puede decir que es su forma de ser o el comportamiento de actuar, también puede considerarse como cierta forma de motivación social -de carácter, por tanto, secundario, frente a la motivación biológica, de tipo primario- que impulsa y orienta la acción hacia determinados objetivos y metas. Eiser1 define la actitud de la siguiente forma: predisposición aprendida a responder de un modo consistente a un objeto social.”

“En la Psicología Social, las actitudes constituyen valiosos elementos para la predicción de conductas.2 Para el mismo autor de la obra fish, la actitud se refiere a un sentimiento a favor o en contra de un objeto social, el cual puede ser una persona, un hecho social, o cualquier producto de la actividad humana.”

“Basándose en diversas definiciones de actitudes, Rodríguez2 definió la actitud como una organización duradera de creencias y cogniciones en general, dotada de una carga afectiva a favor o en contra de un objeto definido, que predispone a una acción coherente con las cogniciones y afectos relativos a dicho objeto. Las actitudes son consideradas variables intercurrentes, al no ser observables directamente pero sujetas a inferencias observables (fuentes wikipedia)”

  Podemos concluir que el ser humano necesita de las actitudes para poder vivir es decir sin ellas no tendría un comportamiento, una ideología de vida lo cual lo lleveria a carecer de esencia humana. Por ende perdería carácter y valores primordiales.

de adan10

¿UN FAVOR?

A todos nos ha pasado que alguna vez hemos accedido a ayudar a una persona, en un proyecto u organización, y terminamos con más tareas o mayores responsabilidades que las que habíamos estipulado… Al final decimos que jamás volverá a pasar, pero todo vuelve y se repite de cuando en vez, ¿verdad?

Esto se debe a algo denominado “Fenómeno del pie en la puerta”: Tendencia de los individuos que accedieron previamente a una solicitud pequeña, para luego cumplir un requerimiento más grande. De esta manera, (y gracias a éste “fenómeno”) si deseas que los demás te hagan algún “gran favor”, primero logra que te hagan uno pequeño.

La mayor demostración de dicho fenómeno fue un experimento, en el cual se le pidieron a algunas personas colocar en sus jardines letreros gigantes con la frase: “Conduzca con cuidado”. Solo 17% aceptó. Sin embargo, cuando se les pidió que colocaran el mismo anuncio, pero de a penas 7 centímetros, todos accedieron… después, cuando se les abordó de sorpresa para requerirles que colocaran los enormes letreros en sus jardines, el 76% aceptó. Un porcentaje muy atractivo, ¿no?

de adan10

“MI MAMA”

La necesidad del bebé de estar próximo a su madre, de ser acunado en brazos, protegido y cuidado ha sido estudiada científicamente.

La experiencia de su trabajo en instituciones con niños privados de la figura materna condujo al psicólogo John Bowlby a formular la teoría del apego.

El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus cuidadores o figuras de apego (Caregivers) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. La tesis fundamental de la Teoría del Apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el vínculo).

El apego proporciona la seguridad emocional del niño: ser aceptado y protegido incondicionalmente. Este planteamiento también puede observarse en distintas especies animales y que tiene las mismas consecuencias: la proximidad deseada de la madre como base para la protección y la continuidad de la especie.

El trabajo de Bowlby estuvo influenciado por Konrad Lorenz (1903-1989) quien en sus estudios con gansos y patos en los años 50, reveló que las aves podían desarrollar un fuerte vínculo con la madre (teoría instintiva) sin que el alimento estuviera por medio. Pero fue Harry Harlow (1905-1981) con sus experimentos con monos, y su descubrimiento de la necesidad universal de contacto quien le encaminó de manera decisiva en la construcción de la Teoría del Apego.

El bebé –según esta teoría- nace con un repertorio de conductas las cuales tienen como finalidad producir respuestas en los padres: la succión, las sonrisas reflejas, el balbuceo, la necesidad de ser acunado y el llanto, no son más que estrategias por decirlo de alguna manera del bebé para vincularse con sus papás. Con este repertorio los bebés buscan mantener la proximidad con la figura de apego, resistirse a la separación, protestar si se lleva a cabo (ansiedad de separación), y utilizar la figura de apego como base de seguridad desde la que explora el mundo.

Más tarde Mary Ainsworth (1913-1999) en su trabajo con niños en Uganda, encontró una información muy valiosa para el estudio de las diferencias en la calidad de la interacción madre-hijo y su influencia sobre la formación del apego. Ainsworth encontró tres patrones principales de apego: niños de apego seguro que lloraban poco y se mostraban contentos cuando exploraban en presencia de la madre; niños de apego inseguro, que lloraban frecuentemente, incluso cuando estaban en brazos de sus madres; y niños que parecían no mostrar apego ni conductas diferenciales hacia sus madres. Estos comportamientos dependían de la sensibilidad de la madre a las peticiones del niño.

La teoría del apego tiene una relevancia universal, la importancia del contacto continuo con el bebé, sus cuidados y la sensibilidad a sus demandas están presentes en todos los modelos de crianza, con variaciones según el medio cultural, pero manteniéndose la universalidad de la importancia del apego.

«Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas les da un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad, y la alimenta a valorar y continuar la relación» (John Bowlby).

FUENTE:http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_del_apego

de adan10

¿QUIEN ES MAMA……….!

Los estudios de Konrad demuestran las relaciones entre los individuos en el inicio de sus vidas en sociedad y el apego que existe hacia su madre, el tomo como objeto de estudio a los pájaros y patos. Al final concluyo que hay un punto específico después del nacimiento durante el cual el animal percibe un objeto y genera un lazo irreversible con ese objeto. Lo cual al relacionarlo con los seres humanos donde él bebe al nacer genera un vínculo con su madre que permanecerá con él durante sus primeros años. El siguiente vídeo explica el troqueleado.

http://www.youtube.com/watch?v=PVPeV4Puhb8

de adan10

El SISTEMA AFECTIVO MATERNAL

Las investigaciones sobre el apego en los humanos se han visto muy enriquecidas por los estudios con animales y sobre todo con otros primates. Por ello puede resultar útil examinar la descripción que hace Harlow de los sistemas de relaciones estudiados en los macacos.
El primer sistema afectivo que analizan Harlow y Harlow (1966), centrándose principalmente en el macaco rhesus, es el sistema afectivo maternal. Sin embargo, Harlow sostiene que se pueden encontrar las mismas etapas en los simios y en los hombres. Estas etapas son las siguientes: 1. Etapa de apego y protección maternal; 2. Etapa de transición o ambivalencia y 3. Etapa de separación o rechazo. Esas etapas se presentarían de la misma manera, en todos los antropoides, aunque en los simios se prolongarían el doble de tiempo que en los monos, y en los hombres el doble de tiempo que en los simios. También señala Harlow que las etapas aparecen más claramente en los monos que en el hombre por la mayor simplicidad e invariabilidad con que se manifiestan y, también, en el mono pueden estudiarse más cómodamente y se pueden realizar experimentaciones como de hecho hizo Harlow en los famosos experimentos. Con madres sustitutas de alambre y de felpa.
1.                  Etapa de protección y apego. En esa primera etapa la madre presta una atención total a la cría y la acepta completamente. Satisface sus necesidades nutritivas, de temperatura y de eliminación, le proporciona un contacto físico íntimo que resulta muy importante y protege a la cría de amenazas externas y de los peligros a los que ase expone la propia cría. La madre vigila continuamente a la cría y la mantiene siempre al alcance de su brazo. La etapa dura tres o cuatro meses en los macacos, siendo el doble en los simios y cuatro veces mayor en los seres humanos.
2.                  Etapa de transición o ambivalencia. La madre continua atenta pero permite que la crías realice una mayor exploración, al mismo tiempo que empieza a reprimirla cuando hace cosas que considera que no deben permitirse. Empieza a manifestar respuestas negativas que tendrían como función el que la cría empiece a independizarse, y esos rechazos facilitan que la cría se relacione cada vez más con el medio físico y con el medio social. Sin embargo, la cría sigue permaneciendo en proximidad con la madre durante el anochecer, por la noche y en la primera parte de la mañana, y el resto del tiempo permanece al alcance de la vista o de la llamada de la madre, que sigue protegiéndola de peligros externos.
3.      Etapa de separación maternal. En un cierto momento, la madre comienza a rechazar más fuertemente a la cría, llegando a hacerlo de una manera muy brusca y repentina cuando aparece un nuevo bebé. Esos casos pueden a veces, ser traumáticos y las crías son en algunas especies adoptadas por machos. Pero en muchas especies, la separación es más lenta y, aunque las crías ya no mamen, pueden permanecer junto a la madre durante largos años, sobre todo si son hembras, e incluso en el período adulto, y parece que se pueden producir relaciones que duran en la etapa adulta y, posiblemente, a lo largo de toda la vida.
Así pues, vemos cómo la actitud de la madre se adapta a las necesidades de la cría, garantiza su supervivencia y, al mismo tiempo, facilita la separación y la independencia de ésta que, sin embargo, no se producía en las monas de felpa de las experiencias de privación que Harlow realizó, ya que, en esos casos, la mona estaba siempre disponible y no rechazaba a la cría, no obligándola por tanto a buscar la compañía de los compañeros de edad.
Es ilustrativo considerar estos comportamientos porque en los humanos no se producen de una manera tan clara y nítida, pero en definitiva el camino que hay que recorrer es el mismo. También es necesario que se produzca una separación de la madre y el niño, para que éste llegue a comportarse de una manera independiente.
de adan10